diumenge, 8 d’abril de 2018

Escriure per a curar

Escriure el que ens passa, moltes vegades, és una molt bona teràpia. Segur que entre nosaltres n’hi ha uns quants que ho practiquem o que ho hem practicat en alguna ocasió.
A continuació hi ha un fragment que em va agradar molt del llibre que vaig referenciar fa poc, Todo esto te daré de la Dolores Redondo, i que en parla d’això. Un dels protagonistes, Manuel Ortigosa, escriptor, havia escrit un llibre titulat “Lo entregado al no” i explica el què vol dir aquest títol.
En aquest cas és ficció però ves a saber si no amaga alguna realitat. Al final sempre aplica allò que la ficció mai supera la realitat, oi?

"Cuando publicó Lo entregado al no habían transcurrido siete años desde la noche en que su hermana cerró los ojos para siempre. Fue al poco de morir ella cuando sintió por primera vez la necesidad de escribir, y en todo aquel tiempo la posibilidad de hablar en sus novelas de su infancia, de sus padres, de su hermana o del dolor, ni se le había pasado por la cabeza. Había mantenido la promesa que ella le arrancó de no convertirla en su factor vulnerable, se había tragado las lágrimas destinadas a llorar por ella, pues cada vez que afloraban casi podía oírla diciendo: “No llores, cuando eras niño entonces no me dejabas dormir, ahora no me dejarás descansar”.

Pero hubo una mañana en que descubrió aterrorizado que había olvidado su olor, que no recordaba su rostro, que no le quedaban ni sus recuerdos, que empeñado en negar el dolor se lo había entregado al “no”, y el “no” lo estaba devorando hasta hacerlo desaparecer, como si jamás hubiera existido. Ese día comenzó a escribir: Cinco meses de sangrar sobre las páginas en blanco, cinco meses de lágrimas y angustia que le dejaron exhausto. Lo entregado al no había sido el título elegido para hablar de todo lo que no quería hablar, para poner nombre a lo que durante años no quiso nombrar. Se convirtió en su mejor novela, nunca concedió una entrevista sobre aquel libro y se juró que jamás volvería a escribir nada igual."


6 comentaris:

  1. Tens raó penso que molts ho hem fet alguna vegada...Recordo que una temporada a la feina em van fer la vida impossible, jo em vaig dedicar a escriure totes les coses positives que em passaven per contrarestar i realment em sentia millor...
    Bon vespre.

    ResponElimina
  2. Escriure és una bona teràpia, de totes totes... jo ho he fet moltes vegades també.

    Recordo aquests fragments de la novel·la. Uns dels meus preferits.

    ResponElimina
  3. El dolor i la tristesa fan escriure. L'alegria, la felicitat i l'esperança, també.

    ResponElimina
  4. Que no és el que fem aquí, fer servir els blogs com a teràpia?? Segurament no sempre, però més segur que ho fem més vegades fins i tot de les que ens n'adonem.

    ResponElimina
  5. sigui com sigui hem de trobar la manera de buidar allò que hem de treure de dins nostre i aquesta és una de molt bona

    ResponElimina
  6. Sens dubte, així vaig començar el meu blog... necessitava sortir cap enfora i explicar el que no explico en veu alta...

    ResponElimina