dimarts, 7 de juny de 2016

L'escola del circ


Esta entrada la escribo en castellano porque se la dedico a Javier.

Javier es un colega, natural de Mérida y con residencia en cualquier localidad, pequeña o grande, de la variopinta España. Por el título de la entrada ya os debéis imaginar de qué se trata. Efectivamente, Javier es maestro en la escuela de un circo.
Hace unas semanas cuando me iba a casa vi que se estaba instalando un circo en una esplanada cercana a la escuela donde yo trabajo y en una de las caravanas lucía el rótulo "Colegio Piraña Show". Con un compañero habíamos hablado del tema hacía un tiempo y decidimos ir a hacer una visita para satisfacer nuestra curiosidad por el tema. Nos acercamos una tarde a la caravana, adentrándonos en ese mundo de las caravanas del circo que es visto por el personal de a pie en algunos aspectos fantástico y en otros algo siniestro. Un chico amable nos abrió y se presentó como el maestro pero nos dijo que no nos podía atender porque él de 3 a 8 estudiaba para las oposiciones y eso era sagrado. Total que quedamos otro día para poder hablar con él.
El viernes a las 8 de la tarde ahí estuvimos. ¡Qué grata e interesante experiencia fue compartir las esas casi dos horitas de charla!
Javier, con sus 32 años, lleva 6 ejerciendo como maestro de circo. Empezó porque quería trabajar y en su tierra era muy difícil, así que vio esta opción como una oportunidad. Presentó su proyecto y pasó las pruebas por las que hay que pasar para acceder a estas plazas que el Ministerio ofrece y consiguió su objetivo.
¡Todo un aprendizaje! Un aprendizaje, y duro, en lo profesional y también en lo personal.
En lo profesional tiene que gestionar la docencia con un grupo de 10 alumnos que tienen entre 3 y 18 años, que comparten un aula de 2,5 x 5 m², con sus pupitres, su pizarra, su ordenador, su biblioteca... todo a escala reducida, claro está, y a los que tiene que atender en toda la amplia diversidad que os podéis imaginar supone. De hecho, él solo está contratado para los alumnos de primària però también ayuda, y mucho, a los de secundària que acuden al colegio y que en teoría reciben asistencia a distancia. Imparte todas las materias, las generales y las que en las escuelas ordinarias imparten especialistas (inglés, música, educación física...). Además también debe encargarse de toda la gestión administrativa de una escuela, como las matrículas, la gestión de becas y otro sinfín de asuntos que van surgiendo en el día a día.  Y por si acaso, también recibe la visita de la inspección cuando el Ministerio decide controlar el tema. Vamos, que como le dijimos en ese ratito, se lo "come" todo y además él solito.
Pero ahí está la vocación que lo impulsa todo. Javier, a pesar de explicarnos las dificultades de las circunstancias mostraba en todo momento la ilusión por preparar de la mejor manera y sacar adelante a esos niños y jóvenes que por momentos son su família, porque el horario del colegio es el horario del colegio pero la caravana donde él vive durante todo el curso está todo el día y toda la noche allí, junto a las caravanas de sus alumnos y de las familias de sus alumnos. Y él ha enseñado mucho, pero también ha aprendido mucho. "Yo he cambiado como persona. Los valores que me han enseñado estos niños, las cosas en las que me han hecho fijar, yo no las habría aprendido de otra manera"- nos dijo a través de una anécdota que nos contó de entre las miles que tendría por contar. "La gente es muy egoista y aquí aprendes a no serlo y a ayudar a todo el mundo."
Y por si fuera poco, Javier es una persona trabajadora y comprometida que también lucha por la mejora del sistema. Con paciencia intenta hacer llegar sus quejas, su crítica constructiva, sobre como funciona este sector de la docencia itinerante, y exige que estos alumnos y estos maestros sean atendidos con el cariño y el rigor que se merecen. Robándole espacio a su tiempo de estudio o con los propios alumnos en clase debe repasar reglamentos y cumplimentar formularios para pedir mejoras para su día a día. ¡Esto si que es educar competencialmente!

Pero...¡siempre hay algún pero! 
Tener lejos a su família y a los amigos y no poder participar de los momentos importantes con ellos es una de las cosas que te hacen plantear este tipo de vida. La soledad que implica esto se hace muchas veces cuesta arriba. El viajar implica conocer también a mucha gente, de todas partes, pero la distancia con los tuyos durante largos periodos hace mella. A pesar de todo él intenta relacionarse con la gente de los sitios donde pasa y ha hecho buenos amigos, además de conocer bien muchos rincones de toda España.
Y ahora siente que debe empezar una nueva etapa, más estable en lo geográfico y más llevadero en lo emocional.

Muchas gracias por tu atención, Javi y mucha suerte en tu futuro. Saber de compañeros de profesión como tu es un orgullo.


Adjunto dos links que hablan de otros maestros de circo.

http://www.elmundo.es/espana/2015/05/13/5550e11722601df4508b4574.html

http://elpais.com/diario/2002/01/28/educacion/1012172404_850215.html


4 comentaris:

  1. Trobo que ha de ser tota una experiència, ser mestre de circ...Tot el què se surt de la normalitat requereix encara més esforç , però segurament també enriqueix. Jo tinc dues companyes mestres de presó que també és tot un món...
    Bon vespre, Laura.

    ResponElimina
  2. La major part de la meva vida docent ha estat relacionada amb l'escola rural i per això molt relacionada amb les unitàries. Pel que comptes, a part el viatjar constantment, és un món molt semblant, on jo destacaria que l'escola no acaba amb l'horari de classe. Per a la meva satisfacció un grup de mestres nombrosos, en els anys vuitanta llargs, vam crear un col·lectiu de suport als companys que treballaven a les unitàries a La Alpujarra, 8 o 10. El treball va ser molt satisfactori, així com possibilitar la relació dels alumnes de les diferents escoles

    ResponElimina
  3. Una gran experiència, a nivell humà molt enriquidor, però estar lluny dels teus és un peatge que cada cop és fa més feixuc.

    ResponElimina
  4. sabia dels mestres d'escoles rurals però fins ara no havia caigut en les persones que fan de mestres en l'escola d'un circ...l'encoratjo i l'admiro !

    ResponElimina